Cables

En los cables eléctricos de MT más habituales se pueden identificar cuatro partes diferenciadas con distintas funciones:

  • Los conductores que aseguran la transmisión de la energía eléctrica.
  • Los revestimientos aislantes y semiconductores interior y exterior, extruidos simultáneamente, que garantizan el nivel adecuado de seguridad eléctrica para las tensiones de servicio especificadas.
  • Las pantallas metálicas cuya función es desviar las corrientes de defecto, formar el campo eléctrico y que, en algunos tipos de cables, además se usan para la protección mecánica y para funciones de estanqueidad.
  • Los revestimientos adecuados para la protección exterior de los cables, que tienen en cuenta, sobre todo, las condiciones de instalación.

Los materiales más utilizados para los conductores son el cobre y el aluminio debido a los altos índices de conductividad que presentan y a que su procesamiento resulta sencillo.

En lo que se refiere a los aislantes, en la actualidad el material que más se utiliza es el polietileno reticulado (XLPE) debido a sus características intrínsecas, a la sencillez de su procesamiento y al hecho de que implica, en general, menores costes totales.

Para algunas aplicaciones especiales también se usan compuestos de caucho de etileno-propileno (EPR y HEPR) y, aunque en menor medida y tan sólo para tensiones máximas de 3,6/6 kV, compuestos de PVC.

Para la protección exterior de los cables, habitualmente se usan cubiertas de materiales poliméricos y, en los casos en los que es necesaria una mayor protección mecánica, armaduras de hilos o flejes metálicos.

Las crecientes exigencias en lo referido a la seguridad personal y de las instalaciones obligan, en muchas ocasiones, al uso de cables eléctricos de MT con un comportamiento mejorado ante la presencia de fuego.

Estos cables, denominados habitualmente ignífugos, poseen cubiertas de compuestos con un bajo índice de halógenos y cuyos humos presentan un bajo nivel de opacidad, toxicidad y corrosibilidad. Además, combinados con otros componentes, confieren a los cables una mayor resistencia frente a la propagación del fuego.

Cables Desnudos para Líneas Aéreas

La gama de cables desnudos para líneas aéreas se divide, en función de su uso, en conductores de fase y cables de tierra. Se compone principalmente de cables de aluminio, de aleaciones de aluminio y de aluminio-acero aunque también cuenta con cables de cobre duro, que tradicionalmente se usaban en las líneas de EDP.

El uso del aluminio como sustituto del cobre en las líneas aéreas data de finales del siglo XIX. El motivo de este cambio fue su peso, apenas un tercio, y el elevado coste del cobre.

Cables de Alta Tensión

En los cables eléctricos de AT más habituales se pueden identificar cuatro partes diferenciadas con distintas funciones:

  • Los conductores que aseguran la transmisión de la energía eléctrica.
  • Los revestimientos aislantes y semiconductores interior y exterior, aplicados mediante un proceso de extrusión simultánea, que garantizan el nivel adecuado de seguridad eléctrica para las tensiones de servicio especificadas.
  • Las pantallas metálicas cuya función es desviar las corrientes de defecto, formar el campo eléctrico y que, en algunos tipos de cables, además se usan para la protección mecánica complementaria y para funciones de estanqueidad.
  • Los revestimientos adecuados para la protección exterior de los cables, que tienen en cuenta, sobre todo, las condiciones de instalación.

Los materiales más utilizados para los conductores son el cobre y el aluminio debido a los altos índices de conductividad que presentan y a la sencillez de su procesamiento.

En lo que se refiere a los aislantes, en la actualidad el material que más se utiliza es el polietileno reticulado (XLPE) debido a sus características intrínsecas, a que su procesamiento resulta sencillo y por el hecho de que implica, en general, menores costes totales. Para algunas aplicaciones especiales también se usan compuestos de caucho de etileno-propileno (EPR y HEPR).

Para la protección exterior de los cables, habitualmente se usan cubiertas de materiales poliméricos y, en los casos en los que es necesaria una mayor protección mecánica, los cables se refuerzan con armaduras de hilos o flejes metálicos.

En los casos en los que hay que realizar un ensayo de verificación de la integridad eléctrica de la cubierta exterior después de la instalación, se aplica sobre ésta una fina película semiconductora.

En esta gama de productos es habitual que existan requisitos de estanqueidad, lo que se consigue adoptando soluciones estructurales especiales a nivel de los diversos componentes, de forma que se bloquea la propagación longitudinal y radial del agua que pueda entrar en contacto con los cables durante o después de su instalación.

Además también se pueden estudiar otros requisitos técnicos complementarios.